Cargando

‘Misa de medianoche’: El otro fenómeno de Netflix del mes

La última obra de Mike Flanagan le confirma como el referente más destacado del género terror de panorama actual.

F.G.

Vaya mes de estrenos de Netflix. Si te quedaste medio tambaleando digiriendo ‘El juego del calamar’, como escojas a ‘Misa de medianoche’ (‘Midnight Mass’) como la siguiente serie a abordar, te vas a quedar loco varias semanas. Ha empezado la nueva temporada post-vacacional con fuerza con estas dos series. Y la que hoy tratamos es de las que vas degustando poco a poco, bien cuidadas y con muchos detalles a los que atender. Nada de lo que ves está ahí por casualidad. Ningún monólogo o conversación sucede sin una razón. Y a medida que va avanzando, y vas uniendo las piezas del rompecabezas, te das cuenta de la magnitud de la obra de Mike Flanagan. Cuando finalmente la trama llega a su clímax y todo estalla, ya sólo te queda sentarte y disfrutar del espectáculo.

Uno de los puntos fuertes del creador es que trata al espectador como adultos. No hay necesidad de explicarte el porqué de la mayoría de lo que pasa. Tú solo, tarde o temprano, te vas a ir dando cuenta. O no. Cada uno sacará sus conclusiones igual de válidas. Es de esas series que te dejan varios días pensando en ella. En la que vas recordando cosas más adelante y acabas pensando: «qué cabr…». Se hace difícil hacer una review sin spoilers para intentar convenceros de que la veáis. Porque es muy interesante el mensaje y la interpretación final de todo lo que pasa. ¡Tendréis que fiaros de nosotros! Tened fe.

Mike Flanagan es YA todo un referente del cine de terror

El director y creador es Mike Flanagan, que se está forjando una filmografía cuidada y de gran calidad. Fue el elegido para dirigir ‘Doctor Sueño’ (2019), la excelente secuela de ‘El resplandor’ (Stanley Kubrick 1977) y sus dos últimas series de terror, ‘The Haunting of Hill House’(2018) y ‘The Haunting of Bly Manor’(2020) son referentes en series de terror de los últimos años. Habrá a quien no le gustará el ritmo de los capítulos, pausado y reflexivo, con intensos y largos monólogos de muchos de sus personajes. Aquí creemos esencial ese ritmo para poder crear el ambiente adecuado para dirigir la historia a donde quiere y como quiere y para que el desenlace pueda explotar de la forma más sorpresiva posible. Además, si quieres una historia adulta en la que el espectador pueda darse cuenta por sí solo de que lo que está pasando, tienes que dárselo con este premeditado y adecuado dosificador.

Es especialmente destacable el trabajo de cámara de Flanagan al principio del segundo capítulo (Libro II: Salmos), con un plano secuencia de más de 5 minutos magistral. ¡Ya sabéis lo que nos gusta esta técnica cinematográfica!

Asimismo, no queremos dejar pasar la oportunidad de destacar la banda sonora, con temas de Neil Diamond que dan un gran contraste a los temas instrumentales y elevan el tono de momentos esenciales de la serie (escogidas al dedillo porque la letra forma parte del mensaje, como el tema de ‘Holly Holy’).

Hamish Linklater lo borda

La historia acontece en el pueblo de Crocket Island. Allí llega uno de sus protagonistas Riley Flynn, interpretado por Zach Gilford (The Purge: Anarchy 2014) que sirve al espectador como puerta de entrada para conocer a la comunidad, y que está fantásticamente desarrollada por Flanagan. A su Iglesia llega el nuevo sacerdote, el Padre Paul, al que da cara el excelente Hamish Linklater (The Newsroom 2014), y una serie de sorprendentes milagros va a dejar patas arriba a la población. Linklater dota a su personaje de un gran carisma en todos sus sermones y logra embriagarte en cada uno de sus monólogos. No vamos a repasarlos a todos, porque están a un gran nivel la mayoría. Sin embargo destacamos a dos que reconocerás como Annabeth Gish (La agente Mónica Reyes en Expediente X) o Henry Thomas (el niño de E.T.).

Mucho más que una historia de religión

‘Misa de medianoche’ es una historia sobre la fe, el fanatismo, el sectarismo, la religión, el amor o la redención, a través de una historia de terror armoniosamente sutil. Tranquil@s, no vais a saltar del sofá constantemente, ni mucho menos. El ritmo intencionadamente pausado y serpenteante de la historia te lleva en volandas a su glorioso final. 7 capítulos de metraje largo, pero que para nada se nos han hecho pesados. ¡Todo lo contrario!

Dudamos que haya segunda temporada, es una historia cerrada que sólo hace que aumentar el currículum de un director que ya es un total referente del género y del que ya tenemos ganas de ver cuál será su próximo proyecto.

Deja un comentario