Cargando

‘Sex education tercera temporada’ el roce hace el cariño

Ya teníamos ganas de más historias loquísimas de nuestros adolescentes favoritos, y no, no son los de élite. Son los ingleses del instituto Moordale.

Si en las dos primeras temporadas el sexo es experimentación, descubrimiento y identidad, en esta temporada, y lo vemos desde el minuto uno, el sexo ya es parte indispensable de sus vidas, a todas horas y en todas partes, y los complejos han quedado a un lado. Pero no es oro todo lo que reluce. Esta temporada te deja tocado, te emociona y quieres salir corriendo a decir a tu pareja, familiares y amigos que los quieres. Porque el roce hace el cariño, y lo que empezó como atracción sexual acaba muchas veces en aprecio y amor.

La mayoría de actrices y actores se han hecho tanto con el personaje que nos costará verlos en otros proyectos. Puede que sea más mérito del casting que de los actores, habrá que verlos en más proyectos para saber si siempre actúan igual o son unos genios. De momento les damos a todos un diez, ya que tanto jóvenes como adultos están muy bien trabajados y caracterizados y parecen disfrutar de sus escenas y papeles, y tú disfrutaras con ellos.

La serie trata de mostrar todas las realidades afectivas, y aquí se atreven con más, y también trata los problemas derivados de la convivencia y el afecto, pero sobre todo trata de amar y respetar por encima de todo. No apta para mentes cerradas, aunque bien les haría simpatizar con algún que otro personaje. Les ha quedado una temporada preciosa.

La serie es lógica, los jóvenes van creciendo así que están listos para emprender caminos más complicados, pero la llegada de la nueva directora del colegio representa un frenazo bestial a sus liberaciones, identidades y aspiraciones. Como si se tratara de la nueva villana, Jemima Kirke realiza un gran papel.

El final nos ha gustado ya que esta serie está en un punto crucial, renovarse o morir. Aunque nos hayan encantado estas 3 temporadas, toca despedir personajes y traer de nuevos y sobre todo con nuevas tramas ya que por mucho que amemos a estos locos hormonados, puede que la fórmula se agote.

Nosotros apostaríamos por ver a Otis y Eric ir a una misma Universidad y empezar la auténtica vida de adultos rodeados de mil caras nuevas, y compartiendo habitación en una residencia. ¡¡¡Madre mía, esperemos que los guionistas nos lean!! 💸💸💸

Deja un comentario